¿Sabías que EEUU y Rusia están separados por solo 3 km, pero al mismo tiempo por 21 horas de distancia?

9/09/2022 10:00:00 AM

¿Sabías que Estados Unidos y Rusia comparten un límite fronterizo separado por un día de distancia? Ese lugar existe y se conoce como Islas Diómedes

Este curioso lugar se ubica en medio del estrecho de Bering, entre el mar de Chukchi y el Mar de Bering. Comprende dos territorios, una isla occidental que le pertenece a Rusia y que se conoce como Diómedes mayor; y otra isla oriental conocida como Diómedes menor habitada por una comunidad esquimal, y que pertenece a Estados Unidos. 

Diómedes mayor es una isla de aproximadamente 30 km de extensión en donde se encuentra una estación militar rusa y un cuerpo de guardias fronterizos. Diómedes menor es habitada según el último censo, por 82 personas pertenecientes a la comunidad esquimal chukchi

Lo que convierte a este par de islas en prácticamente únicas en el mundo es que Diómedes mayor se encuentra en una zona horaria que le hace estar 21 horas delante de Diómedes menor. Un guardia fronterizo ruso que vea su reloj y observe que el mismo le señala que son las 17:00 horas del viernes, en la isla vecina un esquimal que al mismo tiempo observe su reloj en el mismo instante verá que su reloj le indica que son las 20:00 del jueves. Lo más curioso es que entre una isla y la otra hay solo 3.7 kilómetros de separación, equivalente a la distancia que hay del Zócalo de la Ciudad de México a la glorieta de Insurgentes, la cual se cubriría caminando en 40 minutos. Siendo una distancia tan corta, ¿por qué las separan tantas horas?


Islas DiómedesLas Islas Diómedes, un territorio entre dos mundos.

QUÉ ES LO QUE OCURRE EN DIÓMEDES

Entre las dos islas pasa la línea internacional de cambio de fecha, una línea imaginaria superficial terrestre trazada sobre el Océano Pacífico y próxima con el meridiano 180°. Un meridiano es el resultado de dividir la circunferencia de la Tierra en 360 grados. Para el conteo de los mismos se tomó como referencia al Meridiano de Greenwich como el 0°, y a partir de ahí podemos comenzar con el conteo hacia el este y hacia el oeste hasta llegar en ambos casos hasta 180°. 

El establecimiento de estos meridianos facilitó que, tomando como referencia el de Greenwich hacia el siglo XIX, se dividiera la circunferencia del planeta en 24 partes iguales, representada cada una de estas partes con una extensión de 15°. A su vez, cada una de ellas equivalía a una hora del día, para de esta manera, unificar bajo la medida de un solo día a todo el planeta, aspecto necesario ya que, con la Revolución Industrial, poco a poco se unía comercial y políticamente al mundo en uno solo. 

Debido a que la mitad de 360° es 180°, resultó que en este meridiano sucede tanto el final del conteo de los husos horarios hacia el Este, como el mismo hecho hacia el Oeste, y por tanto, en 1879 Sir Sanford Fleming propuso al mismo como como una línea internacional de cambio de fecha al ser el “antimeridiano” del meridiano de Greenwich y por tanto, el “final” de los husos horarios. Esta propuesta se apoyó en la argumentación de que esta línea, al prácticamente atravesar el Océano Pacífico, y por tanto, áreas despobladas, no supondría problemas de horario para ningún país… excepto para habitantes como los de las islas Diómedes.


¿Sabías que EEUU y Rusia están a tan solo a 3 km y 21 horasHusos horarios, meridiano de Greenwich y línea internacional del cambio de fecha


Como puedes darte cuenta, las líneas trazadas en nuestro planeta como los meridianos o los husos horarios, responden a una cuestión social e histórica más que “natural”. La ubicación tanto del Meridiano de Greenwich como del “antimeridiano 180” o línea internacional de cambio de fecha, no se relacionan con alguna propiedad natural de nuestro planeta o particularidad geográfica de estos lugares, lo cual nos debe llevar a reflexionar que, muchas cosas que damos por obvias como el tiempo, no son más que construcciones sociales y convenciones que acordamos los seres humanos para desarrollar nuestras distintas actividades.

Si quisieras visitar las Islas Diómedes, la única forma de hacerlo sería llegar en helicóptero desde la ciudad de Nome, en la costa occidental de Alaska.  Al llegar ahí, si es invierno, el mar se congela y las dos islas quedan unidas por el hielo, por lo que podrías cruzar de una a otra caminando, en moto de nieve o en esquís y de este modo, “visitar” el día anterior o bien “adelantarte” todo un día con tan solo caminar 40 minutos, aunque, como estas islas pertenecen a dos países muchas veces antagónicos como Rusia y Estados Unidos, el paso entre islas está completamente prohibido y es ilegal. En este lugar, el tiempo es totalmente relativo, aunque no lo sean también desafortunadamente, las diferencias políticas e ideológicas. 

El aspecto de los husos horarios y los meridianos además de ser apasionante en sí mismo, es parte importante en los contenidos temáticos de los exámenes de ingreso tanto a nivel bachillerato como universitario, así que saberlos aparte de explicarnos fenómenos como el de estas islas, también te permitiría ingresar a tu bachillerato y universidad que tú  elijas.

Suscribirse al Newsletter

¡Queremos escucharte!

Escríbenos un comentario