Dinamita y Nobel de la Paz, ideas contrapuestas en la mentalidad de un mismo hombre

19/09/2022 10:00:00 AM

En dos sentidos opuestos Alfred Nobel trascendió, pues lo mismo inventó la dinamita que instituyó los premios Nobel.


Dinamita y Nobel de la Paz, ideas contrapuestas en la mentalidad de un mismo hombre_Alfred Nobel

La carrera armamentista fue un periodo sintomático que precedió al estallido de la Gran Guerra, etapa prolongada y paradójica, comenzando por el término de paz armada tan utilizado en el lenguaje de los historiadores. Depende de qué estemos ubicando como punto de partida en dicho contexto histórico:

  • La fundación del Comité Internacional de la Cruz Roja en 1863, por Jean Henri Dunant, durante la confrontación entre Italia y el imperio Austro-Húngaro
  • La invención de la dinamita en 1867, atribuida a Alfred Nobel
  • La entrega del primer premio Nobel de la paz a Henry a Henri Dunant y Frédéric Passy en 1901, iniciativa impulsada también por Alfred Nobel antes de su muerte (en 1896).
  • El asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, Bosnia en 1914, evento coyuntural detonador de la Primera Guerra Mundial.

Una etapa de intensa y sintomática competitividad entre potencias industriales y de innovaciones tecnológicas, entre las que destacan artefactos diseñados para la guerra: el tanque, el avión, la metralleta, el lanzallamas, el submarino; también la dinamita. La diplomacia perdía eficacia mientras que las alianzas militares adquirían presencia porque se confiaba más en la proximidad de una gran guerra que diera origen a una paz duradera y que sanearía las relaciones políticas entre las naciones.

Un siglo antes George F. Hegel había afirmado que los periodos de felicidad son páginas vacías de la historia, y que la guerra es el gran purificador del espíritu para la salud ética de la humanidad, corrompida  por la paz prolongada. Las palabras de Hegel parecían más vivas en 1882, justo cuando Alemania, Italia y el Imperio Austro-Húngaro pactaban la Triple Alianza. 

Lo cierto es que a través de la historia las necesidades militares han estimulado y patrocinado una y otra vez la investigación para lograr avances tecnológicos En la misma época revivía el espíritu olímpico, pues en 1896 se realizaron los primeros juegos olímpicos contemporáneos en Atenas por iniciativa de Pierre de Coubertin. El legado de la Grecia clásica significaba la tregua olímpica como símbolo de paz entre naciones, pero también la exclusión de las mujeres, a quienes no se les permitía votar ni participar en competencias olímpicas.

¿Y PARA QUÉ FABRICAR EXPLOSIVOS?

Tal vez nos preguntemos con frecuencia qué sentido tiene dedicar la vida e invertir una fortuna en la fabricación y el perfeccionamiento de substancias explosivas y peligrosas como la nitroglicerina (previamente descubierta por Ascanio Sobrero, en 1846) o la dinamita, que se atribuye a Alfred Nobel, en 1867. Hay dos respuestas que se complementan y contraponen:

  • Usos de explosivos como la dinamita para fines ordinarios:

Dinamita y Nobel de la Paz, ideas contrapuestas en la mentalidad de un mismo hombre_Tabla-1

  • Fines bélicos de la dinamita como arma de gran potencial destructivo, en el contexto de la paz armada.

Y ambas aplicaciones de la dinamita fueron tan cotizadas que Alfred Nobel llegó a establecer fábricas de dicho explosivo hasta en once países. Definitivamente su invento presagiaba el estallido de la Primera Guerra Mundial cuarenta siete años antes.

Muy a su pesar, Alfred Nobel (Estocolmo, 1833 – San Remo 1896) representa la principal contradicción del contexto histórico que transcurre entre la segunda mitad del siglo XIX y los inicios del siglo XX, la paz armada. Fue un gran inventor, hijo de una acaudalada familia fabricante de explosivos, ingeniero emprendedor que inventó la dinamita al incorporar tierra de diatomeas (material poroso y absorbente) a la nitroglicerina líquida para aminorar la volatilidad de dicho explosivo.

Pero hay que contextualizar las circunstancias en las cuáles dicho inventor y emprendedor empresario realizó su estruendoso invento, lo cual se relaciona con su historia familiar. Establecidos en San Petersburgo, Rusia, desde 1842 los hermanos Ludwig, Robert y Alfred Nobel se dedicaban a la destilación de petróleo en los yacimiento de Bakú, (en el Mar Caspio) bajo el régimen zarista de Alexander Segundo (1818 – 1881). En 1859 se produjo la quiebra de la fábrica familiar, pero Alfred confió siempre en su capacidad para perfeccionar sus inventos, lo cual estimulaba su afán por realizar experimentos y pruebas con materiales explosivos.

En 1864 se produjo el trágico accidente que costó la vida de su hermano Emil Oskar y otras personas en una fábrica instalada en Heleneborg, Suecia, justo cuando los Nobel se esforzaban por lograr un método seguro para la manipulación de la nitroglicerina. Esa penosa anécdota motivó a Alfred Nobel para buscar una manera de reducir la agresiva volatilidad de la nitroglicerina, lo cual derivó en el gran invento de la dinamita en 1867.

¡Por fin lo había logrado!

LA ACADEMIA NOBEL DESPUÉS DE LA DINAMITA

Tras la muerte de su hermano, Alfred Nobel leyó en la prensa local la noticia de su propio fallecimiento en 1864. Evidentemente se trataba de una irónica confusión, quizá más sensacionalista que intencionada. Sin embargo, dicho error periodístico despertó en Alfred una nueva inquietud, ahora por la fundación de un organismo académico dedicado a galardonar los esfuerzos más humanitarios de la investigación científica. Así, en 1895, Alfred Nobel escribió su testamento y expresó su deseo de que se otorgase un reconocimiento a quienes se esforzaran por los beneficios de la Física, la Química y la Medicina a favor de la humanidad. Tras la muerte de Alfred en 1896, se fundó la Academia Nobel con dicho propósito. El Premio Nobel de la Paz, también fue instituido por voluntad de Alfred Nobel.


Dinamita y Nobel de la Paz, ideas contrapuestas en la mentalidad de un mismo hombre_Fundación NobelFundación Nobel (1905) en Oslo, Noruega

Los estudiantes que aspiran a ingresar al bachillerato o a una licenciatura encuentran en la paz armada y los inventos de la época un eje temático estratégico porque forma parte del temario de estudios para su examen de ingreso.

Suscribirse al Newsletter

¡Queremos escucharte!

Escríbenos un comentario